Sexología

Aprender a vivir plemanente tu sexualidad

El mantenimiento de una vida sexual plena y natural es muy importante para las parejas, pero hay ocasiones en que aparecen obstáculos que impiden ejercitar con satisfacción la actividad sexual que se desea. La mayor parte de estas dificultades no tienen su origen en problemas físicos o biológicos sino en bloqueos o condicionantes de naturaleza emocional, que van a requerir para su solución un tipo especial de tratamiento psicológico que denominaremos Terapia Sexual:

¿Cuándo está indicada la Terapia Sexual?

La Terapia Sexual es útil y eficaz para tratar diversas dificultades:

  • Eyaculación precoz
  • Dificultad en mantener la erección
  • Disminución o falta de deseo sexual
  • Diferencias acusadas en el impulso sexual de la pareja
  • Dificultades para llegar al orgasmo
  • Problemas en la excitación, miedos o aversiones
  • Dolor en la penetración (vaginismo, vulvodinia, dispareunia)
  • Insatisfacción general con su vida sexual
  • Adaptaciones a la sexualidad después de cambios físicos (menopausia, aumento o pérdida de peso, lesiones, parto, cirugía, etc.)
  • Ansiedad y obsesiones sobre el sexo
  • Adicción al sexo, actos sexuales compulsivos
  • Dudas y problemas asociados a la orientación sexual
  • Problemas con la imagen corporal
  • Dificultades relacionadas con trauma sexual
  • Mejora y enriquecimiento general de las relaciones sexuales

¿Cómo ayuda la Terapia Sexual?

Para algunas parejas puede ser algo incómodo hablar de la sexualidad con un extraño debido a la naturaleza íntima de la cuestión. El terapeuta comprende esta dificultad y las reticencias a buscar ayuda. Por esta razón en la terapia sexual se hace un énfasis particular en proporcionar a la persona o la pareja un espacio de seguridad y comodidad donde se hablará de los problemas con una combinación de apertura a la experiencia y una orientación técnica rigurosa. El terapeuta les ayudará a explorar las emociones y otros factores que tienen impacto en su vida sexual. En este proceso va aflorando el origen de las dificultades y se aprende a superarlas con programas y métodos eficaces en que se entrena a la pareja hacia estado cada vez más integrado de seguridad y satisfacción sexual.