Terapia de pareja

Puedes mejorar tu relación antes de que pueda ser tarde

terapia de pareja xàtiva¿Cómo se trabaja en terapia de pareja?

El foco central en la terapia de pareja y de familia es el establecimiento de una comunicación abierta, directa, no violenta, no invalidante, honesta y fluida en la que todos vean expresadas sus necesidades emocionales dentro de la familia, desarrollando estrategias para reducir el mal humor y mejorar la convivencia.

Una terapia de pareja no sólo se aplica a parejas con problemas, también una pareja con una buena relación puede consultarnos para aprender a comunicarse mejor, prevenir conflictos y tener una relación más auténtica, fortalecer su vínculo y conocerse mejor el uno al otro.

Tras una consulta inicial que puede ser conjunta con la pareja (los dos juntos), o también individual (uno sólo de los dos) se programan las sesiones pertinentes para que podamos expresarnos en plena libertad y confianza, centrando el punto de vista y necesidades de cada uno, en que el terapeuta planteará un plan de terapia operativo que sea aceptado por ambos.

Problemas más frecuentes en terapia de pareja:

  • Desacuerdos con agresividad, conflictos verbales o discusiones fuertes, situaciones de ira y enfado intenso.
  • Insatisfacción, carencias o desatención a las necesidades del otro: Déficits de afectividad física, falta de atención a necesidades afectivas, sexuales, de tiempo para cada uno, etc.
  • Celos, posesión y desconfianza, sospechas de infidelidad, control de las comunicaciones (móvil, facebook, etc.) intimidad, actividades y movimientos del otro.
  • Dependencia emocional, amenazas de ruptura, extorsión/chantaje emocional.
  • Problemas con la familia política-extensa: intromisiones, conflictos, dificultades para poner límites a los padres, suegros, parientes, etc..
  • Desacuerdos en los criterios educativos para los hijos: pautas de disciplina, rutinas, tiempo con los abuelos, falta de consistencia en los valores que se transmiten, etc.
  • Manejo de problemas cotidianos y negociación de acuerdos: Actividades de ocio, tareas domésticas, visitas a la familia política, toma de decisiones, gestión de la economía común, etc.

Algunas intervenciones especiales en pareja y familia:

Terapias de separación y divorcio:

Como servicio asociado a la terapia de pareja en Xàtiva y Valencia, vemos que hay situaciones de la pareja en que el objetivo principal no es volver a estar juntos, sino iniciar un proceso de desvinculación afectiva que sea lo menos doloroso posible para ambos. Puede haber asuntos pendientes o ambivalencia afectiva pese a que la decisión tal vez ya está tomada.

Una dificultad frecuente es el miedo a terminar una relación que está claramente caducada o afectivamente plana (en ocasiones durante años) por que hay lástima -temor a hacer daño- (pero no amor de pareja) hacia el otro. Es frecuente que al terapeuta se le diga que es necesario que el otro acepte/entienda la ruptura como condición necesaria para iniciar la separación. En esta situación es de gran utilidad la perspectiva que el terapeuta ofrecerá desde la objetividad.

Mediación familiar: 

La mediación familiar es un proceso en el que el técnico ayuda a las partes a explicar sus posiciones adecuadamente para llegar a un acuerdo de conciliación entre todos sus miembros.

Es una herramienta para la exploración de posibles soluciones donde la familia se expresa en un espacio neutral donde poder abordar aquellos problemas en que hay dificultades o posiciones rígidas o obstáculos a la negociación, hasta alcanzar una solución óptima para ambas partes.

La mediación es una clara alternativa a la confrontación judicial en las situaciones de ruptura y divorcio. Se enseña a la pareja o familia habilidades de comunicación y colaboración, y sobre todo cómo compartir la responsabilidad parental.

Terapias de infidelidad: 

Cuando ha habido una infidelidad a nivel afectivo, sexual o ambos, es preciso explorar si existe posibilidad de perdón, evaluar el daño que se ha hecho y orientar en el afrontamiento del dolor emocional y su canalización, ayudando en el balance decisional, tanto si nos conduce a una ruptura definitiva como a la continuidad de la relación.

Terapia de pareja para uno

¿Has intentado que tu pareja venga a terapia contigo, pero la respuesta ha sido: ” no lo necesitamos”, “no es el momento”, ” a mí no me pasa nada”, etc?

¿Tu pareja cree que la terapia no le ayudará? O peor aún, ¿Tu pareja cree que el problema lo tienes tú?

¿Te sientes enfadada/o, herido/a y tal vez desesperado/a, o por la preocupación de que las cosas empeoren?

Hay algo que debes saber. Los estudios en terapia de pareja apuntan claramente a que si uno de los miembros de la pareja cambia su funcionamiento en la relación, es más probable que el otro mejore también.

Hacen falta dos para que una relación funcione, pero sólo hace falta uno para que la pelota empiece a rodar. La mayoría de las personas no se da cuenta del impacto que uno mismo puede tener en la relación.

La mayoría de las habilidades que generan bienestar en la relación no son habilidades de la pareja, son habilidades individuales. Más que hábitos de comunicación, son destrezas que impulsan los hábitos de comunicación, que implican desarrollar cualidades internas como: flexibilidad, apertura mental, voluntad de compromiso, auto-respeto, conocimiento de uno mismo, saber regular emociones, … y la voluntad de hacer tambalear el barco y defenderse cuando las cosas no van bien.

La habilidad de dar un golpe en la mesa sin hostilidad a la pareja es fundamental. Es un requisito para cualquiera que quiera tener una pareja que sea flexible y considerada. Lo más importante que puedes hacer para que tu pareja te respete es desarrollar la capacidad de reaccionar eficazmente cuando tu pareja no te trata bien.

Pero también deseas restaurar la intimidad, el deseo y la complicidad. Por supuesto, quieres algo más que flexibilidad y respeto por parte de tu pareja, ¿verdad? Todos queremos que nuestra pareja nos anhele, que sus ojos se iluminen cuando llegamos a casa.

La investigación científica en procesos de pareja y familia lleva décadas estudiando cómo actúan las personas que son hábiles en lograr el amor y el afecto de sus parejas.

Podemos enseñarte cómo hacerlo. Una vez que te comprendamos a ti y a tu relación, diseñaremos un programa de entrenamiento personalizado con ejercicios, prácticas y protocolos que te harán más eficaz en provocar el tipo de afecto y deseo que quieres y necesitas de tu pareja.

Cuando se asesora sólo a uno de los dos, el terapeuta te ayudará a deconstruir las discusiones e interacciones y te enseñará a adoptar de manera pragmática un enfoque diferente. El énfasis clínico está en descubrir lo que dices y haces que es importante para la interacción en tu pareja.

Y te guiaremos paso a paso para que ejecutes tu programa con eficacia.

¿Por qué tengo que hacer yo todo el trabajo?

Porque tú obtienes todos los beneficios. No hay ninguna desventaja en aprender a sacar lo mejor de tu pareja. Esto muy probablemente va a motivar a tu pareja a participar y venir contigo, pero no es absolutamente necesario.

¿Por qué has de esperar a que tu pareja tenga ganas de tratarte mejor cuando puedes hacer algo al respecto ahora mismo?

La Terapia de pareja para uno también es empoderadora, porque el terapeuta te está entrenando activamente en ser mejor cónyuge, (en esta relación o en la siguiente) ayudándote a crear una serie de cambios de comportamiento unilaterales en principio, pero que invitan a la pareja a responder de la misma manera.

Las personas que saben cómo regularse, respetarse y mostrar seguridad para cultivar el amor y el respeto de sus pareja se encuentran entre las personas más felices del mundo.

¿No reforzaré la creencia de mi pareja de que yo soy el problema?

Dejemos una cosa clara: Tú no eres el problema en tu relación. Las cosas nunca son tan simples. Puede que tu pareja no se dé cuenta todavía, pero ambos habéis contribuido a que vuestra relación esté deteriorada. Con el tiempo, tu pareja se dará cuenta de ello. Sé lo suficientemente valiente (e inteligente) como para venir primero.

No dejes que la conducta errática de tu pareja te impida mejorar para defenderte y respetarte con eficacia. Aprende a crear las condiciones que motiven a tu pareja a ver su comportamiento con más claridad.

Los resultados pueden ser sorprendentes. Un cambio en ti puede ser un poderoso catalizador para el cambio en tu pareja. Lo más importante es que la Terapia de pareja para uno enseña a una persona cómo comportarse de manera diferente para promover un cambio duradero en la otra. Esta forma de trabajo es esencialmente pragmática; está centrada en darse cuenta de lo que sí que funciona y lo que no es útil.

 

Consulta disponibilidad para Terapia de Pareja:

 

Joaquín Pastor Sirera – Doctoralia.es